27/05/2015 · Sam Sáez 4 min de lectura

La crisis de los veintitantos

#SINFILTROS Not my cup of tea

Somos los que pagarán tu pensión: una inversión en nosotros es más rentable que invertir en bolsa

Todo el mundo está ocupado hablando de la crisis económica, de los 30, de ISIS… ¿Quién habla de la crisis de los veintitantos? Los jóvenes también tenemos voz, voto y sentimientos. Recuerda, somos los que pagarán tu pensión en pocos años, una inversión en nosotros es más rentable que invertir en bolsa. Una sociedad joven plena puede determinar el futuro de un país.

Hará cosa de un mes atrás, alguien que reconocía a la perfección me agregaba a Facebook. Me sorprendió lo poco que hemos cambiado físicamente desde nuestra época en el instituto, si bien mentalmente nos hemos vuelto aún más similares de lo que ya fuimos en el pasado. Mientras charlábamos de nuestras penas y logros, metas y derrotas, me envió este vídeo:

Me quedé sorprendido de como alguien podía decir tantas cosas claras en apenas unos minutos. Todo aquello que pensamos en una gran mayoría, es desgranado y puesto sobre la mesa pieza a pieza. Hasta el momento dudo que la gente piense en ello, quizás porque es mejor mirar a otro lado y no atender a las necesidades que tenemos aquellos, que trabajamos para y por el futuro del resto del mundo. No me cansaré de repetir que el que siembra tormentas, recoge tempestades, y que nosotros somos los que cuidaremos del resto de la ciudadanía en un futuro.

Mientras cada vez más se normaliza la necesidad imperativa de comunicación de los jóvenes, sigue siendo un tema tabú que los mismos acudamos a pedir ayuda de cualquier clase. Lo único que queremos es ser escuchados en muchas ocasiones, sin mayor reproche ya que muchos de nuestros problemas parten, de una deficiente educación social en la mayoría de las ocasiones. Hemos sido traídos a este mundo, criados y educados sin preguntarnos absolutamente nada.

En ocasiones en frustrante tratar de explicar a un adulto “cómo es la post-adolescencia” y cuales son los problemas a los que nos afectamos sin tener a nuestro adulto gritándonos o diciéndonos que lo que tenemos que hacer, es lo que ellos dicen y no hay más que hacer. Ellos se olvidan de que pese a que busquen lo mejor para nosotros, ya somos casi adultos semi-autónomos, con sentimientos y problemas reales, que si bien ellos superaron (o no) en mayor medida a lo largo del tiempo, a nosotros nos pueden dejar huella. Por eso cada vez más, creamos proyectos como Sh1nsei, para producir y crear información y fomentar el debate en la población comprendida entre los 15 y 30 años.

Tenemos nuestros buenos y malos momentos, y mientras quizás a un adulto de 40 o 50 años, son solo unos baches y nimiedades, para nosotros pueden significar una auténtica pirámide derrumbándose sobre nosotros. En los últimos meses me he enfrentado a muchos cambios en mi vida, y no me escondo en aceptar que lo estoy pasando si bien no francamente mal, de una forma muy alejada a la prevista en mis planes. El dolor de abandonar tu carrera por labrar un futuro pleno, el sentimiento de incomprensión, la frustración del ser, sentimiento de soledad, etc. me embargan diariamente. La rabia se convierte en energía, energía que se transforma en “querer es poder”, ayudándome a levantarme todas las mañanas aunque muy a mi pesar, no tenga mayor sentido que descubrir el sentimiento de perder un día más, sin poder hacer nada para conseguir mis objetivos. No me doblego, no me dejo hundir y sigo luchando. Aunque me esté hundiendo en el mar, respiro muy bien, sigo nadando y luchando para salir del hoyo.

Solo necesitamos un espacio de comprensión y aprovechamiento, somos la generación mejor preparada de la Historia de España

Es curioso siempre cómo incluso los psicólogos no saben como tratar los casos de depresión juvenil. No necesito que me digan que he de leer libros que me adoctrinen, ni que reprogramen mi mente, mucho menos que me dicten lo que hacen. Necesitamos ser comprendidos, apoyados, escuchados y en pocas ocasiones, guiados. Solo queremos que todo ese potencial que guardamos disponga de un canal de explotación correcto. Muchos de los sucesos de violencia, altercados y agresiones entre jóvenes son frutos de esta llamada crisis de los veintitantos. Cuando toda esta rabia no se canaliza correctamente, acaba en estos episodios de ruptura en la conexión social, mental y del ser, causando tanto dolor y destrozo además de afectar a la economía de una sociedad.

Sólo necesitamos un espacio de comprensión y aprovechamiento, somos la generación mejor preparada de la Historia de España. Generación que están destrozando y echando fuera del Estado. Echad un vistazo a los países Escandinavos, Alemania, Holanda o Francia: después hablamos…

Sam Sáez

Sam Sáez

Empecé en esto de la "comunicación" a los 15. Blogs, Podcasts, Streamcasts y mucho más. Contar historias me encanta, escribirlas también. Soy energía bruta y sin pulir en movimiento. Hoy aquí, ¿mañana? Descúbrelo conmigo.
Sam Sáez

deja un comentario

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies