18/05/2015 · Sam Sáez 2 min de lectura

Esperar lo inesperado.

#SINFILTROS Not my cup of tea

¿Y ahora qué? ¿Qué sucederá ahora? ¿Qué me deparará el futuro? Pues sinceramente ¡me da igual!

Después de días donde el destino me ha dado lecciones valiosas, encontré al fin las palabras que me definen en estos momentos. Me siento libre y feliz, cargado de esperanza y positividad. Esa sensación que tenía hace años, pero perdí poco a poco. La magia de decir “me voy a comer el mundo, porque yo puedo“. A veces dejar para más tarde algunas decisiones, funciona… incluso simplemente apartarlas. Autoexplorarnos, aprender de nosotros y encontrarnos no es fácil, pero es un camino maravilloso.

En lo más simple se esconden las respuestas más valiosas. Es bastante divertido que dos películas me hayan podido inspirar tanto. Hablo de “Una cuestión de tiempo” (TP) y de “Getting Go” (+18). Dos películas muy bien realizadas, ambas con una carga emocional justa y comedida. Lo más importante, es que reflejan carencias de la sociedad actual. Especialmente “Getting Go”, la cual creo que enseña a que nos enfrentamos los chicos gays en la actualidad. De ambas puedo decir, que me han dejado con ganas de seguir viviendo, quizás pueda sonar algo ñoño… pero es así. Un sentimiento similar a cuando nos ponen una canción triste en la radio mientras estamos llorando.

Durante muchas semanas he pensado en: ¿Y ahora qué? ¿Qué sucederá ahora? ¿Dónde iré? ¿Qué me deparará el futuro? Pues sinceramente ¡me da igual! Soy consciente de que no todo el mundo puede tomarse el lujo de dejar un trabajo, de reiniciar su vida porque sí.

Todos habremos experimentado, antes o después, la sensación de estar perdidos y encontrarnos. Es una sensación perfecta, imposible de explicar, es una sensación única. Durante muchas semanas he pensado en: ¿Y ahora qué? ¿Qué sucederá ahora? ¿Dónde iré? ¿Qué me deparará el futuro? Pues sinceramente ¡me da igual! Soy consciente de que no todo el mundo, puede tomarse el lujo de dejar un trabajo, de reiniciar su vida porque sí. Esto no lo podré hacer cuando tenga familia, casa, coche, contrato indefinido… esas cosas que todos los jóvenes ansiamos. Mientras pueda seguir haciéndolo, lo pienso hacer siempre que no esté a gusto.

Y es que, si nos paramos a pensar, compañeros de por vida sólo nos tenemos a nosotros. Somos nuestro mejor amigo y peor enemigo. Nuestro amante bandido y la persona que nos secará las lágrimas cuando peor estemos. Nosotros somos todo aquello que anhelamos, porque siempre podremos conseguir lo que queramos.

Esta sensación no la cambiaría por nada del mundo. Poco a poco he ido consiguiendo sentirme yo mismo.

Sam Sáez

Sam Sáez

Empecé en esto de la "comunicación" a los 15. Blogs, Podcasts, Streamcasts y mucho más. Contar historias me encanta, escribirlas también. Soy energía bruta y sin pulir en movimiento. Hoy aquí, ¿mañana? Descúbrelo conmigo.
Sam Sáez

deja un comentario

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies