06/04/2015 · Daniel Vázquez 7 min de lectura

¿Cómo construir una startup de éxito?

Productividad Startups

Consejos para crear startups y construir el futuro, por Peter Thiel, cofundador de PayPal

startup-de-exito

Érase una vez los apuntes que Blake Masters, estudiante de Derecho de la Universidad de Stanford, durante una conferencia impartida por Peter Thiel (cofundador de Paypal y primer inversor externo en la historia de Facebook) llamada “Computer Science 183: Startup”. Masters colgó sus notas en internet y a raíz de ello se viralizaron. Tiempo después, Peter Thiel se puso en contacto con él para escribir un libro juntos en el que revisar todo y darle una nueva forma. De ahí salió el best-seller Zero to One: Notes on startps, or how to build the future.

Recientemente me ha dado por ampliar mi colección de libros exponencialmente, y es por ello que he empezado a leerme los libros de tres en tres… Esto forma parte de mi reto de 2015 de leer más en menos tiempo, optimizando mis viajes en metro y esos ratos antes de dormir en los que es mejor no estar cerca de pantallas de aparatos electrónicos (dicen que es malo estar delante de pantallas antes de irse a dormir, así que descansar la vista primero en un libro es una buena opción para ir desactivándonos, junto con la meditación).

Hace poco empecé a leerme el libro “Zero to One: Notes on startups, or how to build the future” [De cero a uno: Notas sobre startups, o cómo construir el futuro], de Peter Thiel (cofundador de PayPal) con Blake Masters. Dentro encontré unas cuantas joyas para el emprendimiento que me gustaría compartir con todos.

Ya en sus primeras 50 páginas da bastantes pistas sobre qué hacer y qué no hacer a la hora de crear una startup. El argumento principal del libro es el de dar pistas sobre cómo crear valor y conseguir crear algo de cero a uno, es decir: algo original, que no sea copia de otros, que normalmente lo que hacen es crear de uno a n. Aquí partimos de la nada, pero centrándonos en el terreno de las startups, esas empresas pequeñas que crean productos para solucionar la vida de las personas y que en Silicon Valley (y en el Poblenou, en Barcelona) crecen a patadas.

Para construir una startup de éxito, Thiel nos recomienda ver por qué se caracterizan los monopolios y cómo encajan en ellas las startups que han conseguido grandes mercados, como Google, Facebook, Twitter y Apple, las cuatro que veremos como ejemplos en este post.

Por monopolio, Peter Thiel se refiere al tipo de compañía que es tan buena en lo que hace no tiene una compañía rival que ofrezca algo parecido a ese nivel. Y toda empresa que tenga un monopolio tiene unas características, que el emprendedor nos detalla en su libro.

¿Cómo crear una startup con esas características?

1. Ser propietario de una tecnología única o aportar un valor que otros no aporten

Es la ventaja más sustancial que una compañía puede tener, porque hace a tu producto difícil o imposible de replicar. Como regla, la tecnología de una compañía debería ser diez veces mejor que la de su competidor más cercano en alguna dimensión importante para liderar un monopolio real.

La mejor forma de conseguir ser diez veces mejor es inventando algo completamente nuevo. Si construyes algo valioso donde no había nada más, la subida de valor es infinita.

O también se puede mejorar radicalmente una solución existente: una vez eres diez veces mejor que tu competencia, escapas de la competición.

Google es un buen ejemplo de una compañía que pasó de 0 a 1: no ha competido en búsquedas desde principios de los 2000, cuando se distanció definitivamente de Microsoft y Yahoo!

Sus algoritmos de búsqueda consiguen posicionarse en el mercado muy por encima de todos sus demás competidores y han hecho de la empresa un muy buen ejemplo de startup innovadora. Google tiene un producto tan bueno y diferente al de sus competidores que sería muy difícil que le hicieran a Google lo que Google hizo a todas las demás compañías de motores de búsqueda a principios de los 2000.

2. Disponer de una gran red de contactos

Los efectos de una gran red hacen mejor y más útil a tu producto. Cuanta más gente lo use, mejor.

Sin embargo, nunca podrás recoger los resultados de este networking a menos que tu producto sea valioso para sus primerísimos usuarios, cuando la red está naciendo, en sus primeros momentos. Hay que cuidar el valor que aportamos en esta primera fase, porque de ello dependerá la viralización del producto y la expansión del negocio.

Paradójicamente, entonces, debemos empezar con mercados especialmente pequeños. Un ejemplo de esto sería Facebook, que empezó solo con estudiantes de Harvard. Mark Zuckerberg, su fundador, diseñó su primer producto con la finalidad de que todos sus compañeros de clase se registraran en su web, no para atraer a todos los millones que habitamos el planeta.

3. Construir un producto que sea escalable

Una startup de software puede disfrutar de una gran escalabilidad porque el coste de producir otra copia del producto está muy cerca de cero. Es esta escalabilidad lo que Peter Thiel nos anima a conseguir: que logremos que nuestro negocio pueda expandirse con el menor coste posible.

Los negocios de servicios son especialmente difíciles para crear monopolios, nos cuenta Thiel, porque nunca se llega a un punto en el que un núcleo de pocas personas con talento puedan proveer de algo de valor para millones de clientes individuales, como lo hacen los ingenieros de software. En un estudio de yoga, por ejemplo, el espacio es limitado y los profesores y los recursos cuestan un sueldo y no es online.

“Una buena startup debería tener potencial para una buena escalabilidad ya desde su primer diseño”
Peter Thiel

Twitter sobrepasa los 250 millones de usuarios actualmente, y no necesita añadir muchas funcionalidades personalizadas para conseguir llegar más lejos… No habría una razón inherente por la que no podría dejar de crecer: es sencilla en su funcionamiento y adictiva como ella sola. Haz algo que funcione sencillamente y crecerá como la espuma.

>> Empieza pequeño y monopoliza

Toda startup debe empezar con un mercado muy pequeño. Es más fácil dominar un mercado pequeño que uno grande.

Mercado pequeño no quiere decir que no exista. Si nadie necesita tu producto, no tendrás clientes.

Es mucho más fácil llegar a unos cuantos miles de personas que realmente necesiten tu producto que intentar competir por la atención de millones de individuos repartidos por todo el planeta.

El target perfecto para una startup, nos cuenta Thiel en su libro, es “un grupo pequeño de gente particular, todos ellos concentrados juntos y que estén servidos por pocos competidores o ninguno”.

Los mercados iniciales son tan pequeños que muchas veces ni parecen ser oportunidades de negocio”
Peter Thiel

>> Escalar hacia arriba

Una vez que has creado y dominado un nicho de mercado, puedes expandirte gradualmente hacia mercados relacionados y más grandes. Las compañías más exitosas hacen de esta progresión nuclear parte de su narrativa fundacional.

Primero dominar un nicho pequeño e ir escalando desde ahí, hacia la visión ambiciosa a largo plazo.

4. Tener un branding potente

Crear una marca fuerte es una forma poderosa de proclamar un monopolio y conseguir el éxito aplastante sobre la competencia.

Una de las marcas de tecnología más fuertes que hay hoy en día es Apple: sus diseños atractivos y los materiales cuidadosamente elegidos para sus productos, el diseño minimalista de sus tiendas y el control cercano sobre la experiencia de usuario, junto a sus campañas de publicidad omnipresentes, su posicionamiento como fabricante de bienes premium y el aura carismática de Steve Jobs… han contribuido a que estemos delante de una marca que se pueda percibir tan buena que constituya una categoría por sí misma.

Muchos han intentado copiarles, pero estas técnicas de pulir la superficie no funcionan sin una buena sustancia debajo. Apple tiene una compleja amalgama de patentes tecnológicas, tanto de hardware como de software y manufactura productos a una escala tan grande que puede dominar los precios de los materiales que compra. Y también disfruta de una gran red de usuarios y de desarrolladores: miles de desarrolladores escriben código para dispositivos Apple porque allí es donde están cientos de millones de usuarios… y esos usuarios se quedan en la plataforma porque es donde las aplicaciones están.

Estas ventajas del monopolio son menos obvias que la marca brillante de Apple, pero son fundamentales para que la compañía siga gozando de ese monopolio.

Sin embargo, empezar con la marca antes que con la sustancia, puede ser peligroso. Como hemos dicho antes, tiene que haber una sustancia que sustente la marca. Si no, vamos a vender humo.

  • ¿Qué ofreces que te diferencie de los demás?
  • ¿Lo que ofreces puede ser de utilidad para tu comunidad?
  • ¿Cuál es tu target más específico? Empieza por ahí
  • ¿Qué valores podría defender tu marca?
Daniel Vázquez
Sígueme

Daniel Vázquez

Licenciado en Periodismo, Publicidad y Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid. Postgrado en Coaching por el Institut Integratiu (Barcelona). Facilitador de la metodología LEGO® SERIOUS PLAY® por Juego Serio (Lucio Margulis). Autodidacta desde 2001 en diseño gráfico, web y editorial. Siempre sigo con ganas de aprender... aunque también dicen que a veces es mejor desaprender: para eso tengo la natación, el yoga, la meditación y el Reiki.
Daniel Vázquez
Sígueme
Etiquetas:

deja un comentario

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies